Una cebolla, dos lechugas y tres tomates…

4 Dic

Camina despacio cuando su corazón cojea. Las aceras parecen escaleras, evita pisar el gris de la carretera. Se siente protegido por el paso de cebra. Deja detrás unos cuantos ladrillos, su recorrido dibuja baldosas gastadas. Idéntico a diario.
La respiración cojea cuando le devuelve tres diminutas monedas a cambio de una cebolla, dos lechugas y tres tomates. Dibuja su gesto serio tras la báscula. Sus ojos afilados, penetrantes y oscuros cuando le mira. Tímida con la huella dactilar de su idioma extranjero. Los minutos se congelan, empuja la impaciencia; cinco minutos después regresa a casa con sus pesados pies. La nevera sonríe y amontona sin uso, ni espacio para la cebolla, las lechugas y los tomates.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: